Cuando una variable es discreta

Al trabajar con datos, es fundamental comprender el tipo de variable con el que estamos tratando. Una de las clasificaciones más comunes es la de variables discretas y continuas. En este artículo, nos centraremos en las variables discretas y exploraremos qué las distingue de las variables continuas, así como algunos ejemplos importantes.

Índice
  1. ¿Qué es una variable discreta?
    1. Ejemplos de variables discretas:
  2. ¿Cómo se diferencia de una variable continua?
    1. Ejemplo de una variable continua:

¿Qué es una variable discreta?

Una variable discreta es aquella que solo puede tomar valores específicos y contables. Esto significa que no puede tener valores intermedios entre los enumerados. Podemos contar o enumerar los posibles valores de una variable discreta.

Ejemplos de variables discretas:

  • Número de hermanos de una persona.
  • Número de hijos de una pareja.
  • Número de mascotas que una persona tiene.
  • Número de coches en un garaje.
  • Número de veces que una moneda cae cara en una serie de lanzamientos.

En todos estos casos, los valores son contables y solo pueden ser números enteros. No puede haber valores decimales o intermedios entre ellos.

¿Cómo se diferencia de una variable continua?

La principal diferencia entre una variable discreta y una variable continua es que una variable continua puede tomar cualquier valor en un rango determinado. Mientras que una variable discreta solo puede tomar valores específicos, una variable continua tiene infinitas posibilidades de valores dentro de un rango.

Ejemplo de una variable continua:

La altura de una persona

La altura de una persona puede ser cualquier valor dentro de un rango continuo. Puede ser 1.65 metros, 1.732 metros, o cualquier otro valor en ese rango. No hay límites en cuanto a los valores que puede tomar.

Es importante comprender la diferencia entre una variable discreta y una variable continua al analizar y representar datos. Las variables discretas son aquellas cuyos valores están claramente definidos y no tienen valores intermedios, mientras que las variables continuas pueden tomar cualquier valor dentro de un rango. Al conocer el tipo de variable con el que estamos tratando, podemos seleccionar las herramientas y métodos más adecuados para su análisis y representación.

Ahora que tienes una mejor comprensión de las variables discretas, ¡estás listo/a para utilizar esta información en tus análisis de datos! Explora tus conjuntos de datos y determina si estás trabajando con variables discretas o continuas, y aprovecha al máximo esta distinción en tus análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Para ofrecer las mejores experiencias, utilizamos tecnologías como las cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. El consentimiento de estas tecnologías nos permitirá procesar datos como el comportamiento de navegación o las identificaciones únicas en este sitio. No consentir o retirar el consentimiento, puede afectar negativamente a ciertas características y funciones. Leer Más