Cómo conservar por más tiempo las espinacas

Las espinacas son una verdura muy saludable y versátil, pero pueden marchitarse rápidamente si no se conservan adecuadamente. Afortunadamente, existen algunos trucos simples que te ayudarán a mantener las espinacas frescas por más tiempo.

Índice
  1. 1. Lávalas correctamente
  2. 2. Almacénalas en un lugar fresco
  3. 3. Evita el contacto con el aire
  4. 4. No las mezcles con frutas y verduras productoras de etileno
  5. 5. Congélalas

1. Lávalas correctamente

Antes de almacenar las espinacas, asegúrate de lavarlas bien para eliminar cualquier suciedad o residuos. Llena un recipiente grande con agua fría y sumerge las espinacas, removiéndolas suavemente para eliminar cualquier impureza. Luego, escurre el agua y repite el proceso si es necesario. Asegúrate de eliminar todo el exceso de agua antes de guardarlas.

2. Almacénalas en un lugar fresco

Las espinacas se mantendrán frescas durante más tiempo si las guardas en el refrigerador, preferiblemente en la sección de los cajones de vegetales. Asegúrate de que estén secas antes de guardarlas en una bolsa de plástico o en un recipiente hermético. Si tienes un ambiente fresco en la despensa, también puedes almacenarlas allí, siempre y cuando estén protegidas de la luz y el calor.

3. Evita el contacto con el aire

El oxígeno acelera la descomposición de las espinacas, por lo que es importante minimizar el contacto con el aire tanto como sea posible. Una vez que hayas lavado y secado las espinacas, guárdalas en una bolsa de plástico y expulsa todo el aire antes de sellarla. También puedes envolverlas en papel de cocina antes de colocarlas en la bolsa para absorber la humedad y evitar que se marchiten.

4. No las mezcles con frutas y verduras productoras de etileno

Ciertas frutas y verduras producen etileno, un gas que acelera la maduración y descomposición de las espinacas. Evita almacenarlas junto a plátanos, manzanas, melones o tomates, ya que esto podría hacer que se marchiten más rápido.

5. Congélalas

Si no tienes la posibilidad de consumir las espinacas antes de que se marchiten, una excelente opción es congelarlas. Para hacerlo, escoge las hojas más tiernas, lávalas y blanquéalas sumergiéndolas en agua hirviendo durante unos segundos y luego enfriándolas rápidamente en agua fría. Escúrrelas bien, colócalas en una bolsa de plástico para congelar y retira todo el aire antes de sellar. Las espinacas congeladas pueden durar hasta 6 meses y ser utilizadas en sopas, batidos, salteados y otras preparaciones.

Siguiendo estos simples consejos, podrás mantener las espinacas frescas y deliciosas por más tiempo, evitando el desperdicio de alimentos y aprovechando al máximo sus beneficios para la salud. ¡No dejes que tus espinacas se marchiten en el refrigerador! Sigue estos consejos y disfruta de esta verdura saludable en tus comidas. ¡Buen provecho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir